Aun recuerdo aquellos culebrones de edad de oro de ese género a finales de los 80 y principios de los 90, dormitando entre el sopor de las sobremesas del verano en el televisor de la casa de la abuela. “La Dama de Rosa”, ” Cristal” o “Los Ricos también Lloran” son sustituidas en el corazón de los futboleros por las historias de fichajes que nos acompañan en Julio y Agosto, y que este año han tenido un jugo especial.

Así, ya antes de acabar la temporada tuvimos la historia de Theo Hernández, ese pobre chico de puro corazón madridista que por azares de la vida se vio obligado a pasar toda su juventud en el equipo rival. Una historia espeluznante aderezada por un hermano que se quedó en el enemigo y una truculenta relación fugaz en el parking de una discoteca marbellí con una chica que no era su novia. Todo un enredo futbolero-amoroso-familiar.

También fue tempranero el de Griezmann, ese chico ambicioso y confundido, capaz de jurarte amor eterno y luego dejarse querer por quien primero muestre interés y pasta, para terminar reconciliándose con su equipo al ver que es imprescindible… y que le ha subido notablemente el sueldo. Veremos si el año que viene no vuelve el serial con nuevas tramas.

El que empezó más interesante fue el de Cristiano, pero se ha desinflado un pelín. Uno de los actores más renombrados del panorama internacional, envuelto en una trama presumiblemente delictiva que le lleva a querer abandonar su equipo por el enfado causado por la acusación recibida. Con declaración de amor hacia el fútbol (y la hacienda) inglesa incluída ante la jueza (que, perdón por la expresión, debió flipar), parece que la trama no se ha complicado al no aparecer equipos dispuestos a un desembolso enorme por un jugador de cierta edad, aunque aun puede haber tela que cortar cuando llegue la decisión judicial y las peticiones de aumento de sueldo, donde suelen acabar estos culebrones.

Entrelazada aparece la historia de Morata, el chico de la cantera harto de no tener minutos, que se fue para volver… y seguir sin tenerlos. Su salida ha tenido varios pretendientes para acabar retornando a los brazos de su antiguo entrenador en otro equipo. Pena que esta parte de la historia en el Chelsea empiece con él fallando un penalti decisivo que les hace perder un título.

Sin duda, el de final más inesperado es el protagonizado por Neymar, que arrancó pareciendo un bulo en venganza por el intento de fichaje de Verratti por el Barça y ha acabado siendo el fichaje más caro de la historia. Pero de eso ya nos habló ayer Antonio Ros, así que no me extenderé.

Tampoco estuvo mal el fichaje de Vitolo, con una historia de amor a tres bandas, donde el Atleti ponía el dinero, Las Palmas las ganas y el Sevilla parecía llevar las de perder. Pero la directiva rojiblanca es especialista en dormirse en los fichajes y el jugador volvió a los brazos de la entidad de Nervión pidiendo perdón. El Cholo terció mostrando que su amor era verdadero y, con el taxista que le llevó al aeropuerto como secundario de lujo, Vitolo acabó firmando por el Atlético y llegando cedido a Las Palmas.

Similar resolución aguarda Diego Costa. En el Chelsea ni está ni se le espera, el jugador lanza guiños desesperados a su antiguo amor colchonero, pero de momento las diferencias económicas no hacen que se cierre la operación, para la que se habla de una posible cesión al Milan para la primera parte del curso.

El culebrón juvenil del verano lo protagonizó Ceballos, que se debatió entre seguir en el Betis o salir a Real Madrid, Atlético o Barça. Aunque la disquisición ocupó a la prensa varios días, el final parecía claro, más viendo su historial de Twitter, no demasiado afín a lo culé.

Una coproducción internacional parece el de Mbappé, con un PSG que no sabemos si ha quedado saciado con Neymar, un Barça con dinero fresco que podría entrar en la puja y un Real Madrid con Florentino deseando hacer una de sus locuras.

A su vez, esto podría desatar la salida de Bale, que a día de hoy aun es un guión guardado en un cajón, pero que aun podría animarse.

Otras historias secundarias por ejemplo han tenido a Málaga de protagonista, como la salida de Sandro, la vuelta de Fornals al Villarreal o la “espantá” de Meré.

No podemos decir que nos estemos aburriendo este verano y aun quedan tres semanas largas de mercado y culebrones, como los de mi infancia, pero en futbolero.

Sobre El Autor

Director Adjunto

Futbolero y colchonero desde 1978. Sé por qué soy del Atleti, pero no puedo explicarlo. Si quieres hablar de fútbol, aquí tienes un amigo.

Artículos Relacionados