Hemos vivido el pasado fin de semana un hecho inusualmente bonito y emocionante en el mundo del fútbol. Hablo de la retirada de Francesco Totti que, tras 24 años defendiendo la camiseta del AS Roma, ha decidido colgar las botas. Pero nuestro protagonista de hoy no es el genial mediapunta italiano. Ese honor le corresponde a Steven Gerrard, que hoy cumple 37 años.

Gerrard golpea el balón con clase y elegancia

Gerrard es el típico futbolista que todos los amantes del fútbol idolatran y admiran. Haciendo gala del lema de su club, no ha caminado solo durante su brillante carrera. Por eso, al margen de su fiel hinchada de Anfield, el eterno 4 del Liverpool FC, tiene una legión de admiradores y seguidores que han disfrutado de su juego de raza, calidad y golazos.

El inglés, obviando los 34 partidos que jugó en la MLS, solo defendió una camiseta a nivel de clubs: la roja del Liverpool FC. Con los de Anfield disputó 701 encuentros en distintas competiciones, logrando 184 goles. A eso hay que sumarle las 114 comparecencias con la selección inglesa y los 21 tantos obtenidos con los Pross. Con Inglaterra disputó 3 mundiales (2006, 2010 y 2014) y otras tantas Eurocopas (2000, 2004 y 2012)

Si hablamos de palmarés, Gerrard logró 3 Copas de la Liga, 2 FA Cup, 2 Community Shield, 2 Supercopas de Europa, 1 Champions League y 1 Copa de la UEFA. Siempre le quedará la espinita clavada de no haber logrado una Premier League, campeonato que se le resiste al Liverpool FC desde 1990. En la temporada 2013/2014 estuvo muy cerca de lograrlo, pero el empate en la penúltima jornada de liga ante el Crystal Palace (3-3) le privó de depender de sí mismo para alzarse con el título liguero. Este resultado fue especialmente doloroso, ya que el equipo entrenado por Brendan Rodgers se puso 0-3 en el marcador y dejó escapar dos puntos vitales.

Supongo que a estas alturas no hace falta describir las cualidades futbolísticas de Gerrard porque son de sobra conocidas. Yo, de todas ellas, me quedo con su imperial golpeo desde media y larga distancia. La carrera del británico está llena de goles impresionantes conseguidos de esa forma. Disfruten del siguiente video en el queda claro la maestría en el golpeo que poseía el inglés.

Sobre El Autor

Apasionado del fútbol y Bético por encima de todas las cosas. Continuamente pendiente de la actualidad del club verdiblanco, disfruto y sufro con las alegrías y sinsabores del Betis. Ser Bético es real como la vida misma, ya que uno aprende a levantarse tras continuas caídas. Y ahí está la verdadera fuerza del Betis: en sobrevivir a los contratiempos.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.