No es fácil intentar explicar una pasión que es capaz de recorrer tu cuerpo como un calambrazo incontrolable, que domina tu vida, que vertebra tus días, tus años, que prácticamente da sentido a tu existencia. Cuando un sentimiento de ese tipo queda bien reflejado en una obra literaria, cuando el lector es capaz de identificar en la punta de sus terminaciones nerviosas las sensaciones que se explican en un libro, estamos ante lecturas que verdaderamente merecen la pena. Y cuando esa pasión tiene que ver con el fútbol, el libro tiene que ser “Fiebre en las gradas”.

Hay diferentes formas de entender lo que es este libro. Podemos verlo como una autobiografía de un autor que, como podría haber sido muchas tantas cosas, resulta ser tan apasionado seguidor del Arsenal que su vida y, por tanto, su libro, gira alrededor del fútbol. También se puede entender como una especie de ensayo sobre la pasión por el fútbol que, al estar escrito por un impenitente aficionado gunner, toma prestada su experiencia personal para definir su forma de vivir esa pasión, que en el fondo es similar en Londres, en Moscú o en Cádiz.

Sea como fuere, “Fiebre en las gradas” nos habla de la vida de su autor, Nick Hornby. Cuenta como de niño tras el divorcio de sus padres empezó a ir al antiguo estadio del Arsenal, Highbury, como actividad de fin de semana con su padre. Desde entonces, el fútbol (o más concretamente el Arsenal) fue vertebrando cada época de su vida, dominando casi cada acción de su vida.

Va narrando las diferentes etapas de su evolución personal a la vez que explica los diferentes momentos de “su” Arsenal, identificando en muchos momentos su propio estado de ánimo con el del equipo. A través de los momentos claves de la historia del Arsenal de los últimos años 60 a los primeros 90 (el libro es de 1992) vamos conociendo también como se desarrolla la vida del autor e incluso el desarrollo de la propia sociedad inglesa. La excepcional memoria del autor para los hechos vividos en el estadio colaboran a la hora de poder reconocer lo que el Arsenal y el propio fútbol suponían en aquellos años.

El Arsenal es el elemento central en la historia que cuenta el libro, aunque en el fondo sea tan solo el escenario necesario para que se desarrolle lo verdaderamente interesante y adictivo de la historia, que es la forma en la que el protagonista vive su pasión. No obstante, la descripción de ese Arsenal va a resultar muy curiosa para quien no conozca la historia del fútbol inglés de esos años, permitiendo reconocer la verdadera profundidad de lo que el trabajo de Arsène Wenger ha supuesto para la entidad londinense (el libro se escribió cuatro años antes de que el francés llegara al club). Se trataba de un equipo con fama de ramplón, defensivo, incluso marrullero, acostumbrado a ganar partidos sin brillo, incluso, según el autor, odiado por el resto de los aficionados ingleses.

Fiebre en las gradas

La forma en la que Nick Hornby explica como se viven las victorias y las derrotas serán fáciles de reconocer para cualquier aficionado que tenga un grado de implicación con su club similar al del autor con el Arsenal. También la manera de explicar otras cosas de las que ocurren en un estadio, como la sensación de masa, los apretones e, incluso, la violencia, llegarán al fondo del alma del lector iniciado en la vida de futbolero. Ojo, ya que según la relación que el lector tengo con su equipo a la hora de leer el libro, las sensaciones que define Hornby pueden llevarte a la risa o a la lágrima, lo que es seguro es que muchos tramos del libro son fáciles de identificar con momentos de la propia vida del hincha que lo lea, ya sean finales ganadas o perdidas, grandes éxitos o fracasos.

El caso de Nick Hornby es algo realmente extremo, casi enfermizo. Utiliza el libro casi como terapia de una adicción (en el propio libro hay algún tramo que relaciona el fútbol con la terapia psicológica), usando una sinceridad y una desnudez que dan un grado de realismo imprescindible para que el resultado sea tan sobresaliente. Incluso en elementos vergonzantes de su pasión futbolera, como cuando explica que su vida gira alrededor del fútbol hasta el punto de faltar a eventos sociales a los que se le puedan invitar (como bodas, cumpleaños, etc) solo porque coincida con un partido cualquiera en Highbury o que no abandonaría el estadio durante un partido ni aunque su pareja necesite atención médica, el autor se explaya sin ningún rubor.

No obstante, también dignifica esa personificación del hincha. Más allá de la visión del aficionado “aborregado” y reconociendo sus debilidades, el autor se reivindica en su doble faceta de intelectual, profesor de literatura y licenciado en Cambridge, junto con su condición de apasionado del fútbol. Incluso sus reflexiones de episodios tan dramáticos como los vividos en los estadios de Heysel y Hillsborough, sin caer en lugares comunes y con el valor del análisis de alguien que conoce desde dentro el funcionamiento de las aficiones en los campos de fútbol ingleses de la época, son probablemente las mejores explicaciones de estas dos tragedias que nunca haya leído.

Nick Hornby ha escrito otras novelas de éxito como “Alta fidelidad” o “Un gran chico”, ambas adaptadas al cine con cierto éxito. La propia “Fiebre en las gradas” tiene dos adaptaciones al cine, su versión británica fue titulada en castellano como “Fuera de juego” y la versión estadounidense como “Amor en juego”. En ambos casos hacen, para mi gusto, demasiado hincapié en la parte de comedia de la historia, dejando al personaje algo desdibujado y caricaturizado. La cumbre de su relación con el cine llegó con su nominación al Oscar por el guión de “An education”.

En conclusión, estamos ante un libro que será disfrutado de manera muy diferente por quienes compartan un grado similar de pasión futbolera con el autor, que lo disfrutarán en toda su profundidad, paladeando las sensaciones definidas e identificándolas con las suyas propias. Quienes no lo compartan tal vez lo vean tan solo como la historia divertida de un auténtico loco. Ellos se lo pierden…

Comprar libro

Nick Hornby - Fiebre en las gradas
Este no es un libro más sobre fútbol, es ni más ni menos que la plasmación en papel de un sentimiento profundo, insondable para algunos. La pasión por el fútbol que emana Nick Hornby es una especie de lenguaje secreto que solo puede ser completamente entendido por quienes compartan esa misma sensibilidad tan particular. Compendia en un solo libro la historia de un niño que se convierte en adulto, treinta años de la historia del Arsenal, del fútbol inglés e incluso de la propia sociedad inglesa. Es, seguramente, el gran libro del hincha futbolero y una forma magistral de unir el gusto por el fútbol con el de la buena literatura. Imprescindible.
9.5Nota Final

Sobre El Autor

Director Adjunto

Futbolero y colchonero desde 1978. Sé por qué soy del Atleti, pero no puedo explicarlo. Si quieres hablar de fútbol, aquí tienes un amigo.

Artículos Relacionados