Hace unos días, una foto subida por un conocido en una famosa red social me hacía recordar. El fútbol, como cualquier fenómeno social, bebe en gran medida de su propia geografía y la foto del mítico Helmántico de Salamanca despertó mi curiosidad. ¿Qué fue de aquella Unión Deportiva Salamanca de 1ª División? ¿Qué había sido del club en el que vimos a Pauleta o al portero rumano Stelea? Sí, esas son las preguntas que se le ciernen a un romántico del fútbol en plena lucha sin cuartel por la Liga. Así que decidí imbuirme con grato resultado en el presente del fútbol salmantino.

Aunque lo primero era confirmar, como sospechaba, que la legendaria Unión Deportiva dijo adiós hace ya cuatro años por motivos económicos. La crisis que azotó a todo el país también tuvo su reflejo en el balompié, máxime en los equipos con escasa infraestructura y/o con proyectos exagerados. Los salmantinos cumplieron con las dos premisas y se convirtieron en uno  de los clubes que se llevó la marea, como el Real Murcia y muchos otros que no contaron con la suerte que tuvo por ejemplo el Real Oviedo. Pero mientras haya afición, habrá equipo.

Unionistas nace en 2013 como heredero de la UD Salamanca.

Esta es la máxima que debieron plantearse los seguidores más acérrimos de la UDS, que siguiendo el modelo inglés de CAP (Club de Accionariado Popular) que ya se implantó en el United of Manchester. Consiste en que los socios sean los propios dueños de su club, una política diametralmente opuesta a la llegada de los magnates y jeques, más cercana al modelo americano. Hartos de los vaivenes del fútbol como negocio, los aficionados salmantinos decidieron crear el Unionistas poco después de la extinción de su predecesor. Un proyecto a largo plazo pero ilusionante y propio.

Y cuando las cosas se hacen bien, y con cariño, los resultados acaban acompañando. Porque mientras media España futbolera viva en vilo la jornada decisiva de Liga, el reducto helmántico sólo tendrá un objetivo en mente: la eliminatoria de ascenso a 2ªB frente al Águilas. Para ellos, alcanzar la categoría de bronce sería todo un logro tras resurgir de la nada, aunque paradójicamente lo intentarán en unas pistas anexas al estadio. Será la política la que hace que sólo juegue allí el Salmantino, de categoría regional. Quizás sea en dos años cuando vuelvan a llenarse las gradas blanquinegras en Liga Santander y este equipo de la gente vuelva a situar Salamanca en el mapa.

Salamanca quiere celebrar

que un equipo vuelve a brillar.

Toda la ciudad, sin dudar

¡viene a animarte!

(Fragmento del himno del Unionistas)

Sobre El Autor

Director del Podcast "Desde la Medular" y Redactor

Un todoterreno de la comunicación: radio, prensa, community manager, cortometrajes, guionista... Si falta algo no os preocupéis, aprendo rápido. El deporte rey es mi pasión, sobre todo si se trata de partidos rebuscados, Zimbawe-Swazilandia, etc.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.