Quizá muchos desconozcan que Diego Armando Maradona solo salió campeón una vez en Argentina. Mañana, 15 de agosto, se cumplen 36 años del único título que el genio de Villa Fiorito logró en su país. Fue el Campeonato de Primera División de 1981, cuando el crack argentino militaba en Boca Juniors.

Maradona debutó en esa temporada con la camiseta xeneize y sus 17 goles fueron fundamentales para que los bosteros se impusieran en el tornero liguero. Diego venía de deslumbrar durante años en Argentinos Juniors y en la selección sub 20, con la que se proclamó campeón del mundo en 1981. Os recomiendo ver el programa de Informe Robinson sobre estos primeros años de la carrera de Maradona. Es muy revelador e interesante para entender como se forjó, para bien y para mal, la personalidad de uno de los mejores jugadores de la historia.

Maradona en el decisivo partido ante Ferro

El campeonato fue muy reñido y no se decidió hasta la última jornada. A Boca le bastaba con sumar un punto en La Bombonera frente a Racing y así lo hizo. 1-1 en el marcador con gol de Maradona. Quizá el partido mas decisivo de ese campeonato se disputó un par de jornadas antes de este encuentro. Ferro Carril Oeste, segundo clasificado, visitó a Boca Juniors con un punto menos que los locales en la tabla. Un solitario gol de Perotti (padre del actual jugador del AS Roma) sirvió para derrotar a los verdolagas y dejar el campeonato visto para sentencia.

Un año después del único título de Maradona en Argentina, El Pelusa puso rumbo a Barcelona. El resto de la historia es de sobra conocida, aunque nunca está de más recordarla. Es un auténtico placer disfrutar con los golazos y las jugadas históricas de un futbolista sobrenatural.

Sobre El Autor

Apasionado del fútbol y Bético por encima de todas las cosas. Continuamente pendiente de la actualidad del club verdiblanco, disfruto y sufro con las alegrías y sinsabores del Betis. Ser Bético es real como la vida misma, ya que uno aprende a levantarse tras continuas caídas. Y ahí está la verdadera fuerza del Betis: en sobrevivir a los contratiempos.

Artículos Relacionados