Nunca antes lo había logrado, tan sólo había jugado una semifinal en toda su historia, en la Euro de Finlandia 2009. Pero quizás es porque el destino quería que fuera esta vez, en su casa, ante su público. Y ha sido así. Holanda no ha defraudado y pese a no partir como una de las favorita, poco a poco se fue destapando como seria candidata al trono final, que han acabado conquistando con toda justicia.

En un Enschede (estadio del Twente) lleno hasta la bandera con 35000 personas, se vivió una final inédita hasta la fecha entre dos equipos que querían unir su nombre en lo más alto del panorama continental junto entre otros al de Alemania o Noruega.

Y es que tanto las ‘tulipanes’ como Dinamarca han sido los equipos revelación. Las anfitrionas por tener el factor a favor de jugar en casa (aunque a veces eso se convierta en negativo por la presión) y las danesas porque tampoco nadie apostaba por ellas como futuribles al título. Ambos conjuntos sin apenas experiencia en las grandes citas. Pero todo cambió cuando las primeras fueron venciendo sus partidos hasta llegar invictas y enfrentarse en semifinales a Inglaterra (una de las favoritas). Bajo la tutela de Sarina Wiegman dieron todo un recital de futbol y les pasaron por encima venciendo por un contundente 3-0.

Las danesas, por su parte, dieron la sorpresa al eliminar a la hasta entonces vigente campeona Alemania en cuartos de final por 2-0. Eso sí, consiguió un hueco en la final sufriendo y con la suerte de los penaltis al derrotar desde los fatídicos once metros a Austria, la ‘verdugo’ de España. Ahora, como finalistas, habían superado su máxima clasificación conseguida hasta la fecha, que estaba en semifinales, a las que habían llegado en cinco ocasiones y buscaban alzar un título que perseguían desde la sombre, sin hacer ruido.

Cabe recordar que ambos países se enfrentaron en la fase de grupos saliendo vencedor el primero por la mínima, gracias a un gol de penalti que ponía fin a la igualdad vivida hasta entonces sobre el terreno de juego. Todos sabían que ningún dato ni estadística valía para la final, la última batalla antes de la gloria. Se adelantó primero Dinamarca mediante un gol de Nadim, pero Miedema y Lieke Martens dieron la vuelta al marcador aunque poco duró la alegría ya que la capitana danesa Harder restablecía el empate a la media hora de juego.

A los seis minutos de la segunda mitad, Spitse rompía la igualada con un lanzamiento de falta y las rivales buscaban la igualada pero sin acierto. Las opciones se iban agotando y lo hicieron de raíz en el último minuto cuando Miedema hacía el definitivo 4-2 consagrando a las ‘orange’ como nuevas reinas del futbol europeo.

Con un bloque compacto plagado de jugadoras que militan en grandes clubs europeos, la portera Sari Van Veenendaal y Dominique Janssen lo hacen en el Arsenal Ladies. Spitse y Renate Jansen en el Twente. Van de Sanden en el Liverpool… Pero por encima de todo, destaca Lieke Martens. La joven extremo, el gran fichaje del Barcelona para esta temporada, no sólo desplega descaro y velocidad si no que marca (lo ha hecho en tres ocasiones) y asiste a sus compañeras (dos asistencias). Todo ello le ha valido ser elegida la mejor jugadora del torneo.

Lieke Martens

Lieke Martens

Fuera del terreno de juego, la Eurocopa ha sido todo un éxito. No solo en cuanto a asistencia de público, sino también en seguimiento. La audiencia aumentó un 116% respecto a la euro 2011 y en internet ha sido seguida por más de 2,5 millones. Larga vida al futbol femenino.

Sobre El Autor

Redactora, experta en fútbol femenino

De pequeña me despertaba el himno del Barça que se colaba por mi ventana y me dormía cansada de darle patadas al balón mientras imaginaba un futbol femenino de repercusión. Y como #SoñarEnGrande me gusta, aquí estamos para dar un empujoncito. Culé de nacimiento, viviendo el deporte con pasión.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.