Desmarque, entrada, temporización, cambio de orientación, son conceptos tácticos conocidos por todos. Pero si hablamos de los desdoblamientos puede que a algunos les venga a la mente esa imagen de un lateral adelantando a un compañero por la banda con la intención de generar una superioridad o simplemente dar profundidad al juego de su equipo.

El desdoblamiento, para entenderlo fácilmente es el mecanismo por el cual un jugador ocupa la zona abandonada por un compañero que se incorporó al ataque, bien con balón o sin él. Éste puede producirse en fase ofensiva o defensiva y puede ser abierto o cerrado. El hecho de que sea abierto o cerrado simplemente atiende a que antes del comienzo de un partido el entrenador diga quien o quienes realizan los desdoblamientos (cerrados) o que esa decisión sea de los jugadores durante las diferentes acciones del partido.

Disposición de dos equipos en donde apreciamos la proyección en ataque del jugador verde número 2, dejando desprotegida su zona

Disposición de dos equipos en donde apreciamos la proyección en ataque del jugador verde número 2, dejando desprotegida su zona

En la imagen superior podemos ver como el jugador del equipo verde número 2 abandona su zona conduciendo el balón siendo perseguido por un rival. En ese instante el compañero 6 se deja caer a esa zona abandonada tapando la posible salida del rival en caso de pérdida. El desdoblamiento de esta imagen ocurre durante la fase ofensiva. El hecho de que se produzca en esta fase y no en la defensiva tiene sus pros y sus contras. La principal desventaja es que perdemos un hombre en ataque, pues al colocarse por detrás del compañero únicamente da la opción de seguridad y no de proyectarse en la finalización. La ventaja es una mayor protección ante una pérdida, pues el jugador que realiza el desdoblamiento ya está en la zona de riesgo.

Si la acción transcurre tras una pérdida, exige mayor conocimiento del juego y concentración máxima, pues tengo que llegar a la zona de riesgo leyendo el juego pues de otra manera puede ser tarde. En la siguiente imagen podemos ver como el 6 verde ocupa el espacio de su lateral cuando este pierde el balón, tapando de esta manera la salida con el delantero rival e interceptando el balón.

Los desdoblamientos en fase defensiva ocurren en la transición ataque-defensa y deben ejecutarse con la mayor celeridad posible.

Los desdoblamientos en fase defensiva ocurren en la transición ataque-defensa y deben ejecutarse con la mayor celeridad posible.

No lo vemos porque nuestra atención la focaliza el balón, pero en el fútbol actual, es uno de los conceptos tácticos más usados, principalmente por equipos que quieren recuperar la posesión de balón cuanto antes, pues en lugar de replegar hasta inmediaciones del área ocupamos el lugar del compañero. Dependiendo del resultado de esta acción, si recupero o simplemente inhibo que el rival progrese, podrían producirse más desdoblamientos en cadena. Si el rival continua con la posesión, la zona abandonada en este caso por el jugador 6 verde estaría libre, el compañero 7 ocuparía este espacio y así sucesivamente hasta igualar y no estar en inferioridad.

El desdoblamiento exige de un sacrificio y una concentración alta. Jugadores como Busquets,  Radoja en el RC Celta de Vigo, Casemiro, M’Bia en su etapa sevillista entre otros destacan en esa faceta. Normalmente existe un jugador encargado de cubrir los espacios de los laterales, que en función de donde esté el balón puede ser el mediocentro o un interior.

Pero también podemos ver como el central más cercano al lateral que avanza en ataque salta a ocupar esa zona y el mediocentro se solapa a la línea defensiva. Otra situación muy vista es la de un central anticipándose e interceptando el balón y que con espacio para conducir avanza para generar superioridades, en ese momento un mediocentro suele rectificar esa acción vigilando el espacio dejado por su compañero (Imagen inferior).

Imagen en la que podemos ver como el central se anticipa al delantero rival y se hace con el balón. Esta acción es el resultado de una buena vigilancia.

Imagen en la que podemos ver como el central se anticipa al delantero rival y se hace con el balón. Esta acción es el resultado de una buena vigilancia.

En esta ocasión vemos como el MC rectifica la incorporación al arqueológico del central.

En esta ocasión vemos como el MC rectifica la incorporación al ataque del central.

Para concluir os dejo un ejercicio sencillo y de fácil asimilación para empezar a trabajar con vuestros jugadores. La dinámica consiste en desarrollar un 7×7 en porterías grandes dividiendo el campo en 3 zonas con 2 jugadores por zona como punto de partida. Si un jugador con balón avanza de su zona a la siguiente un compañero de dicha zona hará el desdoblamiento.

Una variante para est tarea podría ser el momento en el un le digamos a nuestros jugadores que hagan el desdoblamiento, fase defensiva u ofensiva.

Una variante para esta tarea podría ser el momento en el que le digamos a nuestros jugadores que hagan el desdoblamiento, fase defensiva u ofensiva.

Sobre El Autor

Entrenador Nivel 2, dirige la sección "La pizarra de Héctor"

Estudié Ciencias de la Actividad Física, soy Técnico en Psicomotricidad y entrenador de fútbol, mi pasión de siempre. Llevo entrenando desde los 18 años y lo que más me gusta es el trabajo de campo, el contacto con el jugador, la tarea y sus evoluciones. Mis gustos se decantan hacia el fútbol de toque, vistoso y con ritmo, digamos que el Barça de Rijkaard es una referencia.

Artículos Relacionados