El próximo viernes 24 de febrero se cumplirán 26 años del debut de Alfonso Pérez Muñoz en Primera División. En TresCuatroTres hemos querido conmemorar esta fecha con un serie de preguntas en las que, brevemente, repasamos su carrera deportiva.

Forjado en las cantera del Real Madrid, el delantero de Getafe pasó, además de por el primer equipo madridista, por el Real Betis Balompié, Fútbol Club Barcelona y Olympique de Marsella, poniendo punto final a su etapa como futbolista en 2005, en las filas del equipo bético, en el que tuvo una segunda etapa.

Alfonso fue internacional en 38 ocasiones, logrando 11 goles. Con España participó en las Eurocopas de 1996 y 2000 y en el Mundial de 1998. Además, logró la medalla de oro en los Juego Olímpicos de Barcelona´92. En Primera División disputó 222 partidos consiguiendo anotar 68 goles.

El 24 de febrero se cumplen 26 años de su debut en Primera División con el Real Madrid, ¿cómo recuerda ese día?

La verdad es que fue un día muy bonito…salir de la cantera y poder jugar en el Real Madrid es el sueño de cualquier niño.

¿Que le faltó para triunfar en el club blanco?

No me puedo quejar. Estuve cinco años en el primer equipo, pero llegó un momento en el que no jugaba lo suficiente. Tenía gente muy buena y consagrada delante mía y lo tenía complicado. Yo era joven y como todo futbolista quería jugar.

Cota y Alfonso en el Rayo-Betis de la temporada 96/97

Cota y Alfonso en el Rayo-Betis de la temporada 96/97

En el Real Betis vivió sus mejores momentos como futbolista. ¿Cómo era aquel equipo con Jarni, Finidi, Alexis…? ¿Cuál fue la clave del éxito del Betis de Serra?

La clave simplemente fue que había unos jugadores muy buenos como los que comentas. Cuando tienes un buen equipo, es todo más fácil.

Una temporada y media en el F.C. Barcelona y medio año en el Olympique de Marsella, ¿qué destacaría de esa etapa?

Por encima de todo, el hecho de poder haber conocido dos grandes clubs.

Y la vuelta al Villamarín para cerrar su carrera con el título de Copa en 2005. No era tan buen equipo como el de 1997, pero “se llevó el gato al agua”. ¿Le queda la espinita de no haber participado más, o ser campeón lo borra todo?

Recuerdo que en aquella temporada no estuve bien, sobre todo con problemas de lesiones. Y luego el entrenador no contó mucho conmigo. Pero bueno, lo importante es que ganamos la Copa del Rey ese año.

Con la selección absoluta brilló en la Eurocopa de 2000, con el famoso gol a Yugoslavia que me costó una afonía. ¿Qué le pasa a uno por la cabeza cuando logra un tanto así?

Jugar representando a tu país es lo máximo a lo que un jugador nacional puede aspirar. Yo encima tuve la suerte de conseguir ese gol, pero me quedo con el haber hecho feliz a muchísimos aficionados españoles en es momento.

De todos los compañeros con los que compartió terrenos de juego y vestuario, ¿con quién se queda después de tanto años?

Con todos me llevé bien, pero quizá si tuviera que quedarme con uno sería con Pepe Gálvez. Hoy día trabajamos los dos juntos entrenando al Mallorca B y nuestras familias tienen una excelente relación.

Alfonso junto a Gálvez en el banquillo del RCD Mallorca B

Alfonso junto a Gálvez en el banquillo del RCD Mallorca B

Hablando de su actual ocupación, ¿cómo van las cosas por la isla?

Bien. Tuvimos muchos problemas institucionales y económicos en el club, aunque ahora están las cosas algo mejor. Sólo queda sacar adelante la parcela deportiva.

¿Tiene Alfonso más alma de banquillo o de despachos?

He probado las dos cosas, pero si tuviera que elegir, me quedaría con el banquillo. Me lo paso mejor cerca del césped.

Muchas gracias por su tiempo y por tantos buenos años de fútbol.

A ustedes.

Sobre El Autor

Apasionado del fútbol y Bético por encima de todas las cosas. Continuamente pendiente de la actualidad del club verdiblanco, disfruto y sufro con las alegrías y sinsabores del Betis. Ser Bético es real como la vida misma, ya que uno aprende a levantarse tras continuas caídas. Y ahí está la verdadera fuerza del Betis: en sobrevivir a los contratiempos.

También en TresCuatroTres

¿Qué opinas?

Su dirección de correo electrónico no será publicada.